Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies pinchando aquí. OK | Más información
Acceso colegiados
Acceso colegiados/as Contraseña
Acceso colegiados/as Contraseña
A A A

Inicio >> Comunicación y Difusión >> "La formación especializada en CoPa ha sido una demanda de la propia profesión, que quería ...
"La formación especializada en CoPa ha sido una demanda de la propia profesión, que quería profundizar en un ámbito propio al Trabajo Social"

"La formación especializada en CoPa ha sido una demanda de la propia profesión, que quería profundizar en un ámbito propio al Trabajo Social"

Hablamos con Ana Garcia Montero, coordinadora y docente del Curso de Coordinación de Parentalidad en este Colegio.
La Coordinación de Parentalidad (en adelante CoPa) hace referencia al ejercicio profesional que realiza un/a profesional especializado, normalmente por mandato judicial, ante situaciones de alta conflictividad familiar, asumiendo una responsabilidad con las familias y especialmente en la protección de los niños y las niñas.

Tras el éxito de la primera edición de nuestro curso de Especialista en Coordinación De Parentalidad, hablamos con Ana García Montero, trabajadora social forense de un equipo psicosocial en los Juzgados de Familia de Madrid desde hace doce años, y coordinadora y parte del equipo docente de este curso, para profundizar en la figura de los y las profesionales de la CoPa y los retos a los que se enfrenta esta nueva profesión.
 
¿Qué relación tienen el Trabajo Social y la CoPa?
Una relación muy estrecha, ya que la CoPa es una intervención psicosocial especializada con familias en situación de ruptura de pareja o postruptura, donde los y las hijas se encuentran inmersos en el conflicto familiar. En este escenario, las familias pueden verse en una situación de riesgo en los distintos sistemas (servicios sociales, educación, salud, justicia, etc.) en los que actúa e interviene el trabajo social
 
¿Y qué aporta, entonces, nuestra profesión al rol de CoPa?
Por una parte, el trabajo social como disciplina aporta unos conocimientos de base, adquiridos por nuestra formación universitaria. Por otra, el bagaje del trabajo social en la intervención en todo tipo de dinámicas familiares, aporta conocimientos y destrezas derivadas de la práctica y la interacción con las familias y el entorno, idóneas para ejercer como CoPa.
 
¿Qué diferencias presenta con un proceso de mediación?
La mediación y la CoPa se entiendan como métodos alternativos de resolución de conflictos, aunque existen claras diferencias entre ellas.
Una de las diferencias importantes es que en la mediación se trabaja desde la voluntariedad y sus características claras son la neutralidad y confidencialidad. Mientras que la CoPa suele ser impuesta por un juez, al que se deben remitir informes periódicos y mantener una estrecha coordinación con él. Por ello, no existe la confidencialidad.
Otra diferencia tiene que ver con el perfil de familias y los objetivos de la intervención. En mediación, las partes tienen una disposición al diálogo y a llegar a acuerdos, para ello, el profesional facilita el espacio y la comunicación. Sin embargo, en la CoPa el conflicto parental es mayor y más prolongado en el tiempo y hay mayor dificultad para el diálogo. Por ello, el objetivo prioritario en la CoPa es reducir el conflicto entre las partes, que los progenitores tomen conciencia del perjuicio para sus hijos e hijas y orientarles hacia alternativas que beneficien a la infancia. 
 
¿Por qué se está dando ahora importancia a la CoPa?
Creo que se está viendo la necesidad de abordar y trabajar con familias que presentan serias dificultades para resolver sus diferencias y proteger a los hijos/as.  Los y las profesionales que venimos atendiendo estos casos y valoramos estas realidades familiares complejas, donde los recursos existentes han sido rechazados o ineficaces.
 
¿Contamos con experiencias de éxito en este tipo de intervención?
Aunque en otros países como Estados Unidos, Argentina y Canadá, esta figura lleva implantada tres décadas, en España aún contamos con poca experiencia en CoPa como para hacer valoraciones objetivas en este sentido.
Desde que el juez de la Audiencia Nacional de Barcelona, D. Pascual Ortuño, introdujo esta figura en sus sentencias a partir del 2013 y se extendió a otras comunidades autónomas, se ha despertado interés desde las administraciones y se han puesto en marcha diferentes proyectos piloto en nuestro país que apuntan buenos resultados y expectativas alentadoras.
 
¿Por qué es importante la formación en CoPa y qué aporta el curso de especialista?
La formación especializada en CoPa ha sido una demanda de la propia profesión, que quería profundizar en un ámbito, que como he señalado antes, nos es propio al Trabajo Social. Es muy importante contar con una formación especializada de cara a abordar adecuadamente estas situaciones familiares, muy complejas y de alta responsabilidad profesional. Es una intervención amplia e intensa, por ello es necesario contar con conocimientos en distintos temas como la familia y proceso de ruptura, psicología evolutiva e infantil, violencia de género, aspectos jurídicos, etc. y ver casos-entrenamiento en técnicas y habilidades profesionales específicas para ejercer como CoPa. Desde el curso de especialista en CoPa del Colegio desarrollamos estos contenidos teórico-prácticos y utilizamos el enfoque de casos, capacitando a nuestras/os alumnas/os para ejercer la CoPa de manera competente.
 
¿Desde tu experiencia como trabajadora social en los Juzgados de Familia, detectas la necesidad de que haya profesionales para la CoPa?
Sí, es necesario que haya profesionales que acompañen, orienten y ayuden a estas familias a superar sus dificultades y mejoren las relaciones familiares, y sobre todo que protejan a la infancia. Esta intervención complementaría la labor pericial de los equipos psicosociales de los juzgados.
Hay propuestas y algunas experiencias piloto en CoPa desde los equipos psicosociales con mayor dotación de equipos, donde se facilita el acceso al expediente judicial y la comunicación y coordinación con la magistratura y con otros profesionales. También se contemplan experiencias en las que la designación un/a CoPa se hace a través de las listas de especialistas proporcionadas por los colegios profesionales.
Hasta ahora en Madrid, las administraciones tanto a nivel ciudad como comunidad, han puesto en marcha dos proyectos pilotos en CoPa. En el caso del Ayuntamiento, incorporando el servicio específico dentro del Centro del Intervención Parental.
 
¿Qué retos tienen los y las profesionales del Trabajo Social en relación a la CoPa?
Las trabajadoras y trabajadores sociales estamos implicados desde el inicio en el desarrollo de la actividad profesional de la coordinación de parentalidad, tanto por formación de origen como por nuestro conocimiento de los ámbitos judiciales, de mediación, intervención social y familiar, etc.
 
Por otra parte, al encontrarse la CoPa en proceso de construcción, el Colegio Oficial de Trabajo Social tiene clara la necesidad de trabajar generando y gestionando conocimiento y evaluando resultados, desde un enfoque de derechos, velando especialmente por el interés de la infancia. Nos enfrentamos al reto de involucrarnos y aportar nuestra experiencia profesional, incorporando la CoPa en la recogida de buenas prácticas, creando propuestas metodológicas y buscando el consenso de establecer criterios en las competencias y limitaciones de la figura del CoPa. Como Colegio Profesional debemos contribuir en la formación especializada y acciones relacionadas en CoPa a fin de capacitar a profesionales altamente cualificados para esta labor.
 __________________________________________________________________________________________________________________________________

El Colegio de Trabajo Social de Madrid dispone de formación especializada en Coordinación de Parentalidad, orientada a capacitar a trabajadoras/es sociales a través de los conocimientos y herramientas especificas necesarias para la intervención con familias de alta conflictividad inmersas en procesos judiciales derivados de la ruptura de pareja o divorcio.
 
Información sobre el contenido y fechas EN ESTE ENLACE.


Publicada el lunes, 9 de septiembre de 2019